22 de octubre de 2008

Paranoia animal

Las historias de espías siempre han sido atractivas y llenas de intriga. Cuando se habla de espías se piensa en James Bond o en el Superagente 86. Pero estas historias van mucho más allá de la pluma de Ian Fleming (no confundir con Alexander Fleming). El espionaje es esencial para los gobiernos, es una fuente importante de información.

En Irán, tierra de uno de los presidentes conocidos con un nombre que traba la lengua, Mahmud Ahmadinejad, han dado un paso más allá, pues acaban de detener a dos palomas acusadas de espionaje. Al parecer fueron halladas cerca de una fábrica de enriquecimiento de uranio y llevaban anillos e hilos metálicos.

Y eso no es todo, también dice que el año pasado detuvieron a 14 ardillas espías, lo que demuestra que las ardillas con un peligro para la sociedad, ¿no creen?

No se fíen ni de las palomas ni de las ardillas, pero sí de las tortugas, porque no las he adiestrado para el espionaje, así que cuéntenles sus secretos.

6 comentarios:

TDI dijo...

En el mundo de las ardillas también hay graves conflictos, solo hay que recordar el exterminio de ardillas rojas realizado por las ardillas grises (http://www.guardian.co.uk/environment/gallery/2008/oct/17/squirrels?picture=338719380)

Kenbill dijo...

Seh, hay que controlar a las ardillas grises. Pero en la foto lo hacen mal, es mejor usar un lanzacohetes o en su defecto un acorazado.

Mariuss dijo...

Ayo Ayo a esa palomas.

Gudproyect dijo...

¡Pero qué gentuza esas palomas! Les tiraba yo a uranio, para que lo vieran bien...

Cörso dijo...

¬¬ ! carajo, que bizarro...

Kenbill dijo...

Mariuss: Nosé como responderte eso la verdad XD

Gud: ehmm, sí XD

Cörso: tío, no hay mucha cosa de la que quiera escribir. Además, las noticias raras estas son geniales para burlarse de ellas.